Cirugía de desprendimiento de retina

¿Qué es la retina?

La retina es una capa fina y transparente sensible a la luz que cubre la pared interior del ojo al igual que el empapelado de un cuarto.

La retina funciona como si fuese la película de una cámara fotográfica, la luz pasa a través del cristalino del ojo y se enfoca sobre la retina.

Esta responde tomando fotos y transmitiendo estas imágenes al cerebro vía el nervio óptico. (fig. 1)

¿Cómo se produce un desprendimiento de retina?

La mayor parte de los desprendimientos están causados por la presencia de uno o más desgarros o agujeros en la retina.

Habitualmente el encogimiento de una gelatina que está dentro del ojo llamada vítreo (que llena el centro del ojo) es responsable de la tracción que se ejerce sobre las zonas más finas o delicadas de la retina conduciendo a la aparición de estos agujeros o desgarros. (fig. 2)

¿Quiénes lo padecen?

El desprendimiento de retina afecta a 1 de cada 10.000 personas por año aproximadamente.

Es más frecuente en miopes, en personas cuyos familiares tuvieron un desprendimiento de retina o en quienes sufrieron un taumatismo ocular.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas que pueden indicar la presencia de un desprendimiento de retina son:

  • La aparición de una sombra negra o “telón” en el campo visual que evoluciona hacia la porción central de la visión hasta producir una pérdida de la agudeza visual.
  • La brusca aparición de moscas volantes (miodesopsias) o el aumento en número o tamaño de las ya existentes.
  • La repentina aparición de flashes o luces en el campo visual (fotopsias).

¿Cómo se trata?

Si la retina no está desprendida y encontramos la presencia del desgarro, se trata el mismo con el sistema de fotocoagulación con láser o el sistema de frío llamado crioterapia. (fig. 3)

Una vez establecido el desprendimiento de retina la única posibilidad del tratamiento es con un procedimiento quirúrgico.

La operación consiste en producir un estímulo de cicatrización alrededor de los agujeros para que éstos queden pegados a las paredes del ojo y acercar la pared del ojo o esclera hacia ese agujero.

Esto lo podemos hacer a través de una banda o esponja de un material llamado silicón que se sutura a las paredes del ojo y lo comprime para empujar la retina contra la pared del ojo. (fig. 4)

En algunos casos más complejos a veces es necesario utilizar una técnica más sofisticada llamada vitrectomía. Esta operación se encarga de sacar las opacidades que pueden existir en el vítreo y todo el tejido cicatrizal para que la retina recobre su elasticidad y pueda ser llevada hacia las paredes del ojo a través de la inyección de sustancias como el aire, como algunos gases especiales, o como un líquido viscoso conocido como aceite de silicón (que es un reemplazante sintético del vítreo). (fig. 5)

¿Cuáles son los resultados?

En alrededor del 90% de los desprendimientos de retina se puede lograr que la retina se adhiera nuevamente a la pared ocular complementando la reposición anatómica de la misma. Esto puede necesitar más de una intervención.

De todas maneras el grado máximo de visión que finalmente se recupere no se observa inmediatamente después de la operación sino que puede llegar a demorarse hasta un período de 6 meses.


Quiénes Somos | Dónde estamos | Curriculum | Especialidades | Instalaciones | Info para pacientes | Links

Todos los derechos reservados Copyright 2006

Diseño Web: COMUNICAR