Maculopatía relacionada con la edad

La degeneración macular (maculopatía) se produce cuando la mácula (pequeña área central de la retina que nos permite ver con claridad los detalles pequeños de los objetos y los colores) se daña o enferma. (fig. 1)

La degeneración macular afecta tanto la visión cercana como la visión lejana y puede suceder que algunas actividades resulten más difíciles de realizar como por ejemplo leer o coser. Dicha patología reduce la visión en la parte central del campo visual pero no afecta la visión periférica. Aparece principalmente en personas mayores de 50 años.

Podemos encontrar dos tipos de degeneración macular, una que se denomina seca (atrófica) y la otra conocida con el nombre de húmeda (exudativa). La degeneración macular seca es producida por la atrofia y el adelgazamiento de los tejidos de la mácula. En este caso la pérdida de visión generalmente es gradual. (fig.2)

La degeneración macular húmeda se produce debido a que se forman vasos sanguíneos anormales en la parte posterior del ojo. Estos vasos dejan escapar fluido o sangre y la visión central se torna borrosa. La pérdida de visión suele ser rápida y severa. (fig. 3)

El diagnóstico abarca la prueba con la grilla de Amsler, donde el paciente ve distorsionadas las líneas verticales y horizontales (fig. 4), un examen de fondo de ojo con lupa de contacto (oftalmoscopía) y un estudio con un colorante llamado fluoresceína que filtra por los vasos anormales (retinofluoresceinografía).

En cuanto al tratamiento, la degeneración macular seca no cuenta con tratamiento especifico. Actualmente se están utilizando suplementos vitamínicos que pueden ayudar a retardar el avance de la misma.

En cambio la degeneración macular húmeda puede ser tratada con láser o con inyecciones intravítreas de medicamentos.

La cirugía con láser utiliza un rayo de luz no térmico enfocado en la mácula que excita a una sustancia inyectada previamente en una vena del antebrazo llamada Verteporfin cuyo nombre comercial es Visudyne®. A esta cirugía se la denomina terapia fotodinámica. (fig. 5)

Los nuevos tratamientos abarcan las inyecciones de sustancias en el vítreo para inhibir el factor de crecimiento del endotelio vascular como pegaptanib (Macugen®) o ranibizumab (Lucentis®) o corticoides como triamcinolona (Kenacort®).

Cabe destacar que el objetivo del tratamiento de la maculopatía exudativa es en la mayoría de los casos evitar la pérdida visual severa y no la mejoría de la visión.


Quiénes Somos | Dónde estamos | Curriculum | Especialidades | Instalaciones | Info para pacientes | Links

Todos los derechos reservados Copyright 2006

Diseño Web: COMUNICAR