Retinopatía diabética

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía diabética es una afección que deteriora las arterias y las venas que irrigan la retina. El daño de esos vasos sanguíneos hace que filtren fluido y sangre (retinopatía diabética no proliferativa) (fig. 1), o que se formen nuevos vasos frágiles e irregulares junto con tejidos fibrosos (retinopatía diabética proliferativa) (fig. 2). Todo ello puede disminuir la visión o distorsionar las imágenes que capta la retina.

¿Cuáles son las causas?

La causa está en la propia diabetes.

Los riesgos de desarrollar retinopatía diabética aumentan con el tiempo de duración de la enfermedad. Y se potencian cuando ha habido un mal control de la glucemia.

En general casi todas las personas que han padecido diabetes durante varios años presentan algún grado de retinopatía.

Una visita anual al oftalmólogo es la mejor medida preventiva que puede tomar toda persona que padezca diabetes.

¿Cómo es el diagnóstico?

Uno de los mayores problemas de esta enfermedad es que no presenta síntoma alguno hasta que está ya muy avanzada.

Si se produce edema -hinchazón- de la mácula muy rápidamente, se la puede detectar porque la visión se va haciendo borrosa. Con la presencia de hemorragias también se produce una visión poco clara, pudiendo llegarse incluso a una visión nula.

La retinopatía proliferativa -caracterizada por el crecimiento de vasos anormales en la superficie de la retina- muchas veces no genera dolor, pero es una complicación grave y requiere atención inmediata.

Asimismo, el embarazo y la presión arterial elevada suelen potenciar la enfermedad.

Para el diagnóstico, el oftalmólogo examina el fondo del ojo -donde se ve la retina, la mácula y el nervio óptico- usando distintos instrumentos.

Si se comprueba la presencia de retinopatía diabética, se toman fotografías en colores de la retina. También se recurre a un estudio llamado retinofluoresceinografía o angiografía con fluoresceína, que consiste en inyectar un colorante en el brazo del paciente y después tomar una serie de fotografías de los ojos, que muestran con gran detalle el estado de los vasos de la retina.

¿Cuál es el tratamiento?

En muchos pacientes no es necesario el tratamiento, pero ésto sólo puede determinarlo el oftalmólogo en las visitas periódicas de control. En otros casos se recomendará un tratamiento específico para detener las lesiones y, de ser posible, mejorar la calidad de la visión.

Los procedimientos más habituales son:

Rayo láser: un potente haz de energía luminosa que se enfoca en la retina lesionada. También es conocido como fotocoagulación.

Lo habitual es aplicar desde algunos cientos hasta varios miles de disparos de láser.

Si la retinopatía es descubierta en sus primeras etapas, este método puede desacelerar o detener el ritmo de pérdida de la visión. El láser se aplica para detener la enfermedad, no para recuperar la visión, aunque en algunos casos ésta mejore. (fig. 3)

Crioterapia o diatermia transescleral: la primera es una congelación y la segunda una aplicación de calor. Ambas ayudan a reducir los vasos sanguíneos anormales de la misma manera que el láser. Estas técnicas se utilizan cuando el humor vítreo (una gelatina similar a la clara de huevo que rellena la cavidad del ojo) está enturbiado por la presencia de sangre y es necesario que se asiente o reabsorba.

Vitrectomía: es una microcirugía de alta complejidad, que implica extraer el vítreo lleno de sangre y reemplazarlo por una solución transparente. También se aplica láser durante el procedimiento y se extraen las membranas o fibrosis que traccionan la retina. Se la recomienda en retinopatías proliferativas o cuando la hemorragia no se reabsorbe. Cerca del 70% de los pacientes a los que se les realiza vitrectomía obtiene una mejora en la visión. (fig. 4)

Reparación retinal: permite volver a sujetar la retina cuando el tejido fibroso hace que aquella se desprenda del fondo del ojo.


Quiénes Somos | Dónde estamos | Curriculum | Especialidades | Instalaciones | Info para pacientes | Links

Todos los derechos reservados Copyright 2006

Diseño Web: COMUNICAR